5 datos interesantes sobre El Panecillo

5 datos interesantes sobre El Panecillo

El límite del Centro Histórico con el sur de Quito está definido por la Loma del Panecillo, un sitio icónico de la ciudad. Este lugar fue considerado por muchos como un templo de adoración al sol durante la época aborigen, aunque no existen vestigios que confirmen estos datos.

El Panecillo es un mirador desde el cual se aprecia la belleza andina de la ciudad de Quito y lo convierte en un destino imperdible durante tu visita a la ciudad. Quito Tour Bus te ofrece una manera segura y sencilla de visitar la loma de El Panecillo a través de su Quito City Tour, el cual hace una parada de 20 minutos aproximadamente y cuenta con una parada oficial y segura en la entrada del restaurante PIM’s. Es en esta parada donde podrás descender y retomar el bus dentro de una hora.

A continuación, te vamos a contar 5 datos interesantes acerca de este lugar, con el afán de que si aun no lo has hecho, te animes a visitarlo.

Una de las vistas más privilegiadas de Quito

Dado que El Panecillo se encuentra a 3000 m.s.n.m. podrás gozar de una de las vistas más extraordinarias de la ciudad de Quito. Desde este punto de la ciudad y sus miradores, ¡podrás realizar fantásticas fotografías!. Además, dado que tendrás una perspectiva de 360 grados, verás tanto el centro y el sur de la ciudad, e inclusive los edificios del norte, por lo tanto, podrás notar con facilidad los contrastes entre la ciudad antigua y moderna.


Foto por: Cayambe – Own work, CC BY-SA 3.0

2. ¿Quién diseñó y construyó el monumento ubicado en El Panecillo?

Agustín de la Herrán Matorras, artista español, realizó el monumento a la Virgen María que se encuentra en la cúspide del cerro. El monumento está compuesto por más de siete mil piezas y es considerado como la mayor representación de aluminio del Ecuador. La obra fue construida en Valencia, España y, lo que muchos no saben, es que fue posteriormente trasladada por barco hasta Ecuador.

El artista español se inspiró en la imagen de la Virgen alada que se encuentra en la Iglesia de San Francisco, obra de Bernardo de Legarda, escultor de la época colonial. El monumento de la Virgen de El Panecillo fue inaugurado el 28 de marzo de 1975.

En el interior de la figura existe un pequeño museo que expone imágenes y la historia de la construcción del monumento. Se encuentra abierto para los turistas nacionales y extranjeros. Además, en lo alto hay un mirador para ver la ciudad y la perspectiva es de 360 grados.

Foto por: Cayambe – Own work, CC BY-SA 3.0

3. Origen del nombre la loma de “El Panecillo”

El Panecillo recibió este nombre por los conquistadores españoles ya que les pareció que aquel cerro, que se levantaba en el corazón de Quito, tenía la forma de un pan. Se dice que su nombre auténtico en quichua es “Shungoloma” que significa “Loma del Corazón”.

4. ¿Que sucedió en este lugar durante la colonización?

Durante la conquista española, la loma del Panecillo fue considerada como un potencial fortín de defensa y vigilancia de los españoles. Este lugar ubicado en lo alto de la colina fue sede de diversos combates entre los frentes de la revolución quiteña y los españoles.

Los patriotas quiteños hicieron una barricada en el cerro del Panecillo para evitar la imposición de la Real Audiencia de Quito por parte de los españoles. En este lugar se puede encontrar también la conocida “olla del panecillo”, una cúpula de ladrillo emplazada en la ladera que proveía de agua a la fortaleza construida en este lugar.

Luego de la independencia, este fortín fue destruído y solo quedó la cúspide del cerro conocida como la “olla” que se puede visitar hasta el día de hoy.

5. Leyendas en torno al Panecillo

Existen algunas leyendas en torno a El Panecillo, así como la leyenda del Yavirak, en la que se dice que El Panecillo representa el Templo del Sol llamado “Yavirak” y la leyenda cuenta que Atahualpa mandó a hacer un templo de oro sobre esta elevación, mismo que los españoles nunca encontraron. Además, existe la leyenda de la Olla del Panecillo, que trata sobre una mujer que llevaba su vaquita a pastar sobre la elevación. Un día la dejó pastando y no la encontró. En su afán por encontrarla, bajó hasta el fondo de la misma olla y su sorpresa fue muy grande cuando llegó a la entrada de un inmenso palacio, en la que encontró una princesa quien le ayudó ¡Te invitamos a que averigües más sobre estas y otras leyendas de El Panecillo!